Durante el estado de alarma he estado trabajando duro, adaptando mi espacio de trabajo a las nuevas necesidades. Mi garaje se ha transformado en un verdadero taller de sonidos. Desde aquí, dedico la Playera de Pablo de Sarasate a todas las víctimas del COVID19. Muchos ánimos a todas y todos los que lo habéis sufrido o que habéis perdido a seres queridos.